Cajita muñeca quitapenas

4,00

Cajita muñeca quitapenas

4,00

Esta cajita de fibra vegetal esconde 6 piezas mini de la famosa muñeca quitapenas.

Se dice que cuando un niño no puede dormir, su madre le da una de estas muñequitas para que le explique que le preocupa y la coloque debajo de la almohada antes de dormirse.

Según la tradición, cuando se despierte, los problemas se los habrán quedado las muñequitas.

Solo quedan 5 disponibles

Precio: 4
Total de la cesta: 4
SKU: GUA007 Categoría: Etiquetas: , , ,

Cajita de 6 cm - 5 muñequitas de 2.5 cm

Guatemala

tela / fibra vegetal

GUA007

#Best seller#Guatemala#Quitapenas

Descripción

La muñeca quitapenas de Guatemala

Estas muñequitas proceden de Guatemala y del sur de México, donde los descendientes de los mayas aún las utilizan como amuleto para ayudar a dormir a sus hijos. Pueden variar de 1,5 a 10 centímetros de longitud, normalmente con una estructura interna de alambre o madera y también hilos vegetales. Suelen estar vestidas de algodón, lana u otros tejidos coloridos, como la tela de aguayo, muy típica en el país. En algunas regiones también se les conoces como «muñecas quitapesares» o «chamulas».

El origen de la muñequita quitapesares

El origen de estas muñecas proviene de una diosa maya llamada Ixmucané, que recibió un regalo especial del dios del sol. Este don le daba el poder de resolver cualquier problema que pudiera preocupar a un ser humano. Así, la muñeca quitapenas de Guatemala representa a esta diosa y su sabiduría.

Cómo se usan

Originalmente estas figuritas estaban destinadas a ayudar a los niños, pero hoy en día también los adultos las utilizan. Cuando uno no puede dormir, o si tiene pesadillas, la muñequita quitapenas se encarga de aliviar su sueño, permitiendo que se descanse tranquilamente. Para beneficiarnos de su poder espiritual, debemos hablar con ellas en privado antes de acostarnos y contarles nuestros problemas, penas o tristezas. Luego decimos que queremos ser felices y les damos un beso, para finalmente colocarlas debajo de nuestra almohada. Durante toda la noche ellas buscarán la forma de solucionar o calmar nuestras penas.

Suelen recogerse en cajas o bolsas de tela en grupos de 5 o 6, para utilizarlos alternativamente en diferentes días de la semana. De esta manera, las muñecas no se sobrecargan, con la oportunidad de descansar unos días. También se les puede acariciar después de una noche de sueño, para que no les duelan las penas que llevan consigo.