Muñeca Nevaliashka

18,0036,00

Muñeca Nevaliashka

18,0036,00

Esta muñeca tentetieso fue un juguete muy popular en los países del bloque comunista que aún se sigue fabricando en la misma fábrica rusa. Como muchos juguetes soviéticos, se primaron criterios de durabilidad por encima de los estéticos, de ahí este estilo tan retro y funcional.

Además de ser un elemento decorativo es un juguete perfecto para los más pequeños. Su funcionamiento es muy sencillo: mueve la muñeca y gracias a su peso en la base volverá a la misma posición emitiendo un gracioso tintineo.

Las tres muñecas corresponden a los tres tamaños mayores de la foto por orden de tamaño (muñeca más pequeña no disponible)

Limpiar
SKU: RUS002 Categoría: Etiquetas: , ,

32 / 26 / 21 cm

Rusia

Plástico

RUS002

#Retro#Rusia#Tentetieso

Descripción

El origen de la muñeca Nevaliashka

Los tentetiesos nacen en China hace más de 100 años, donde este tipo de muñecas se llamaban budaoweng (不倒翁), que significa «el viejo que no cae». Más tarde dieron lugar en Japón a los Okiagari-koboshi, pequeñas figuras de papel maché que también se balanceaban y no caían.

A partir de los años 50, en plena era consumista, los mercados occidentales se inundan con juguetes producidos en serie y aparecen con gran éxito los tentetiesos modernos conocidos como Weebles roly-poly. La respuesta rusa al juguete capitalista fue la creación y producción en masa de la muñeca Nevaliashka. Debido a la economía planificada y la ausencia de juguetes extranjeros, esta muñeca se convirtió enseguida en el primer juguete de la mayor parte de los niños de la URSS y, de hecho, llegaron a ser muy populares en otros países de la órbita comunista como Cuba.

La producción de estas muñecas se inició en una planta estatal de fabricación de pólvora en la ciudad de Tambov, al sureste de Moscú. Las primeras unidades de Nevaliashka salieron de la sección de producción civil de la fábrica a finales de los años 50 y se fabricaban usando celuloide, un residuo plástico derivado de la producción de la pólvora. A día de hoy, la misma fábrica sigue fabricando estas muñecas aunque obviamente con materiales más modernos y seguros.